Qué hacer cuando hay mucho que hacer?

¿Alguna vez te pasó que en el estrés de mil y un cosas que hacer intentaste realizar todo al mismo tiempo? ¿Cómo te fué? A mí me pasó, y lo que yo recuerdo es un desparramo de cosas por el suelo, por querer llevarlas todas juntas, o chocarme torpemente las esquinas y puertas por el apuro, o cometer equivocaciones serias como contestar a la persona equivocada en un mensaje de texto.

Las mujeres, por nuestras características propias de ser multifacéticas tenemos la tendencia a hacer varias cosas a la vez. Podemos prestar atención al bebé que está jugando con los bloques sobre la alfombra, a la mascota de la familia que está a punto de romper las plantas, preparar el almuerzo, mientras ponemos ropa a lavar y contestamos una llamada telefónica. Eso, entre otras cosas. Por supuesto, eso no siempre sale bien, incluso, puede llegar a salir muy mal.

Los resultados de este «síndrome de pulpo» como yo lo llamo, pueden ser graciosos, vergonzosos, muy desagradables, y ¡hasta trágicos! El caso es que no es buena idea intentar hacer todo a la vez. No somos máquinas. Somos personas. Y como personas tenemos nuestras limitaciones normales.

La pregunta es: ¿Podemos vivir con eso? ¿Podemos aceptar que tenemos limitaciones, que no somos súper hombres o súper mujeres?

A veces el día que tenemos por delante parece demasiado corto para la tremenda cantidad de tareas esperando ser realizadas. Sea en la cocina, en el trabajo, en la universidad, el sentir es muy similar. Apremio, sensación de ahogo y estrés anticipado. Es tan grande la tentación de ir haciendo todo en simultáneo y tanto más grande la posibilidad de provocar un verdadero desastre.

Quien mucho abarca, poco aprieta.

Refrán español

Con el tiempo te das cuenta de que es mejor idea tomar las cosas con calma. Y para eso te comparto algunas pautas prácticas:

  1. Usa agenda para marcar compromisos de cada día de la semana.
  2. A su vez, usa una libreta para apuntar las tareas específicas de cada día.
  3. Divide cada tarea en partes más pequeñas a fin de realizarla en tiempo y forma sin mayor estrés.
  4. Busca ayuda si es necesario. Debes recordar que para esto hay que saber exactamente en qué necesitas ayuda y por eso debes organizarte.
  5. Lo que no logres hoy, habrá tiempo de hacer mañana. Anota para el día siguiente lo que no lograste.

En definitiva, no te ahogues ni siquiera pensando en todo lo que tienes que hacer. Puede darte nervios en un principio, pensando en lo lento que avanzas, pero es mejor lento y seguro que rápido y arriesgado, ¿cierto? Pruébalo. Verás que todo marcha mejor.

«Todo lo puedo en Cristo

que me fortalece».

Filipenses 4: 13

Lore Burgos

Mi nombre es Lidia Lorena Burgos. Soy Licenciada en Psicología General. De nacionalidad argentina. Felizmente casada hace 26 años y madre de 4 hijas maravillosas de 26, 22, 18 y 14 años. Actualmente resido en la Provincia de Neuquén, Argentina. Me apasiona escribir artículos, trabajar en radio, y brindar charlas educativas a la comunidad en mi área. Mi motivación es el servicio y mi lema "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece". Filipenses 4: 13

11 commentarios

Karen · 13/08/2020 a las 5:22 pm

Tan cierto no? Sin ir más lejos las tareas del hogar que nunca terminan.. el dia parece extremadamente corto para todas las actividades que hay que hacer y uno termina más cansado y/o estresado y al final del dia acomodamos la mitad o un poco de cada cosa, de lo que realmente había que hacer.. en mi caso, la falta de organización es un problema! Podemos comenzar con los tips 💪

    Lore Burgos · 13/08/2020 a las 11:04 pm

    Así es Karen! No es fácil organizarse, pero una vez que logramos sistematizarnos se aliviana la carga. Un abrazo.

    Diana · 18/02/2021 a las 12:19 am

    En que verdad tiene y significa.sindrome del Pulpo.Toda mi vida fui asi.atropellada.y pensando en mañana.cayendome y pegandome con todo.Quieres que te diga como me fue.?Muy muy mal.ahora con 66 años sufro tremendamente las conseguencias.Lore querida.abrazos.

      Lore Burgos · 18/02/2021 a las 4:00 pm

      Así es Diana! Entonces entendés bien de qué se trata. A veces se aprende por las malas, ¿verdad? Un abrazo.

SANDRA BEJAR · 18/08/2020 a las 1:12 am

LORENA, ME PARECE QUE EL SÍNDROME DEL PULPO LO TENEMOS TODAS LAS MAMAS, Y ESO DE COLOCAR TODO EN UNA LIBRETA Y SUBDIVIDIR LAS TAREAS, ES UNA IDEA ESPECTACULAR, HOY MISMO EMPEZARÉ.
GRACIAS POR COMPARTIR CON NOSOTROS EN PERÚ LOS TEMAS TRATADOS, SON UNA INSPIRACIÓN EN TIEMPOS DE PANDEMIA, DONDE CAEMOS EN UN ESTADO DE «INVERNACIÓN».

    Lore Burgos · 18/08/2020 a las 11:59 am

    ¡Sandra querida! ¡Es cierto! Las mamás somos medio pulpos. Y a la larga eso tiene sus consecuencias. Esos pequeños cambios van a ayudarte a no morir en el intento. Bendiciones!

      diana Oliva · 18/02/2021 a las 3:58 pm

      No veo mi comentario.

        Lore Burgos · 18/02/2021 a las 4:01 pm

        Yo si lo veo! Gracias por tu aporte! Bendiciones.

Solange Chollet · 22/02/2021 a las 12:34 pm

Realmente muy bueno el.articulo, soy tal cual lo describe y muchas veces me siento frustrada al no poder hacer todo lo que se me viene a mano. O hacerlo mal por querer abarcar mucho. Gracias por tus consejos, con oración y paciencia voy a mejorar. Gracias y que Dios siga bendiciendo tu vida y la de tu familia . Amén

    Lore Burgos · 02/03/2021 a las 8:34 pm

    Hola Solange. Somos varios los que tenemos el mismo problema. Nada que no se pueda solucionar con la ayuda de Dios. Un abrazo.

Primero lo primero – LoreBurgospsicologa · 21/08/2020 a las 2:16 am

[…] ¡Tranquilo/a! No entres en pánico. Hoy vamos a aprender a priorizar. Si aún no leíste el artículo «síndrome de pulpo» te invito a hacerlo. Está relacionado con este tema. Allí te enseño a organizarte y dividir la tarea en partes más pequeñas. http://www.loreburgospsicologa.com/tallerdetrabajopersonal/sindrome-de-pulpo/ […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *