El título que elegí parece una obviedad, ¿cierto? Pero ¿acaso no actuamos como si lo fuéramos? ¿No nos exigimos a nosotros mismos y a los demás plazos inalcanzables, rendimiento inhumano, disponibilidad a tiempo completo 24/7/365, actitud a toda prueba y tantas virtudes más? Todo esto en el marco de un ambiente cada vez más tenso, más viciado, más agresivo, más exigente, en el que cuesta mantener el ritmo de la vida misma.

Hoy no voy a hablarte de encuestas, ni de estadísticas, ni de números. Hoy voy a expresarme desde el ser humano que soy, a otro ser humano con características muy similares, que probablemente hacen que experimentemos las mismas luchas y frustraciones. Hoy voy a contarte mi experiencia.

No trabajo en una empresa, ni en una institución, ni nada que se le parezca. Soy esposa de un hombre maravilloso, madre de cuatro hijas y ama de casa. Y, obviamente, soy mi propia jefa. Mi Licenciatura en Psicología que me da la base y el marco profesional desde el cual abordar diferentes temas en este espacio, además de columnas de radio y otras revistas virtuales. Disfruto muchísimo compartiendo reflexiones diarias, haciendo videos en vivo en redes sociales sobre temas de mi área, y dando charlas de liderazgo, de orientación familiar y crecimiento personal para instituciones y empresas.

Ahora, como te darás cuenta, no hace falta ser parte de una empresa para estar sobrecargado de trabajo. Ni hace falta tener un jefe siguiéndote los talones para vivir estresado. Si te dejas llevar por las circunstancias, las demandas, las necesidades que se van planteando; si no aprendes a poner límites, y definitivamente, si no sabes decir que NO, tarde o temprano, terminarás agotado.

A eso justamente se le llama síndrome de burnout, o trabajador quemado. Es un estado de agotamiento físico, mental y emocional producido por el estrés del exceso de trabajo, o el trabajo bajo condiciones desfavorables, o un mal clima laboral.

Sea cuales fueren las causas que pueden llevarnos a este estado, lo cierto es que gran parte de la solución está justo en nuestras manos, y hoy quiero compartirte algunos tips para recuperarte, y en lo posible lograr que esto no vuelva a pasar.

Cuando amas hacer algo, o cuando eres nuevo en tu profesión, o tal vez en tus estudios, lo das todo. No escatimas esfuerzos. No piensas dos veces cuando hay que hacer horas extra para entregar un informe a tiempo, o sacrificar una noche de sueño para terminar un proyecto. De buena gana ayudas a un compañero, y sin titubeos eres capaz de hacer esa milla extra, porque sabes y sientes que es por una buena causa.

Pero un día sientes que no te entusiasma aquello que antes te hacía brillar los ojos. Lo que antes te resultaba un desafío motivador, ahora parece un castigo. Apenas logras cumplir con los plazos de rutina, no se te ocurre ni pensar en hacer una milla extra. Incluso el trato con la gente que antes te resultaba estimulante, ahora te resulta irritante.

Comienzas a llegar tarde, a atrasarte en tus entregas, a evadir reuniones, a rehuir encuentros sociales fuera del trabajo. Cuando terminas con tus responsabilidades sientes que la mente y el cuerpo no te dan para nada más. Tu familia lo siente, tus relaciones se resienten, y quienes te aman te lo hacen saber.

¿Qué hacer?

No desesperes, no entres en pánico. Me ha pasado. Sé cómo se siente. Justamente estoy terminando un período especial de cinco días desconectada de las redes sociales para «parar la máquina». Un reto nada fácil por cierto, especialmente cuando trabajas bastante a través de redes sociales. Puede ser que tu no necesites este tipo de distanciamiento cibernético, pero estos tips son bastante generales y aplicables a otros tipos de situaciones de la vida tanto si eres empresario, ama de casa, o estudiante.

Pero antes de ir a los tips, un par de consideraciones:

  • No mires para afuera, no esperes que los demás se den cuenta, que respeten tus tiempos y ritmos personales, y mucho menos te brinden soluciones.
  • En la mayoría de los casos la solución está en nosotros mismos, en nuestra forma de encarar las cosas y las personas.
  • El mayor obstáculo para recibir el alivio tan necesario suelen ser nuestros propios miedos. Miedo a hacer algo diferente, a ofender, a defraudar, a dejar de vernos como super héroes y mostrarnos así como somos, humanos.
  • Si tan solo te atreves, si te das una oportunidad, verás que al final era más sencillo de lo que creías.

Entonces, vamos a lo práctico:

  1. Identifica el problema: ¿Por dónde se te está haciendo agua el barco? Obviamente un hueco hay. ¿No sabes decir que no? ¿No te organizas? ¿Estás intentando hacer muchas cosas a la vez? ¿No estás satisfecho con tu trabajo? Tal vez encuentres más de un hueco, pon nombre a cada uno. En mi caso pude identificar la falta de límites en la disposición para ayudar a los demás. Eso llevó a que los demás sigan demandando, lo cual hizo que mi trabajo aumentara sin un punto final, lo cual me llevó al agotamiento.
  2. Busca solución adecuada: Si identificaste los huecos de tu barco, tapa cada uno correctamente. Si tu problema es no saber decir que «no» a las demandas de los demás, tendrás que aprender a poner límites claros. En eso estoy yo. ¿Cuál es la solución para tí? Anótala.
  3. Sacar el agua ayuda pero no es la solución: Sacar el agua del barco sería buscar formas de continuar con esos huecos sin hundirte. Normalmente hacemos esto con la automedicación, o tomando bebidas energizantes, o tratando de descansar todo el tiempo posible cuando estamos fuera del horario laboral. Esto no es vida, y definitivamente no es la solución.
  4. Tal vez necesites algún tipo de ayuda terapéutica para lograrlo. Puedes buscar orientación psicológica para ayudarte a poner en orden tus ideas, cambiar hábitos y tomar decisiones asertivas. Por otro lado, si llegaste al agotamiento puede ser que necesites acudir a tu médico de cabecera para que te ayude a retomar el equilibrio físico. No dejas pasar más tiempo para hacerlo.
  5. Aprende a separar el trabajo de la vida privada. Esto es extremadamente necesario para dar descanso a tu mente y disfrutar de tu tiempo en familia.
  6. Dedica un tiempo diario y semanal a actividades personales. Busca algo que te guste, te renueve, te distraiga, te desconecte en todos los sentidos posibles de lo que llamo «el mundo exterior» (lo que no sea tú mismo y tus afectos).
  7. Cuida tu mente y tu físico. Son tus herramientas de trabajo, y, definitivamente no eres una máquina. Y aún si lo fueras, todas las máquinas requieren atención adecuada, cuidados especiales, descanso, combustible o algún tipo de energía que las alimente. Solo tú mismo puedes velar por mantenerte fuerte, sano y en equilibrio. Es mas, nadie te conoce mejor que tú mismo. Debes aprender tus limitaciones y saber dónde poner los puntos y las comas.

Dijo el sabio Salomón hace miles de años:

«Todo tiene su tiempo,

y todo lo que se quiere debajo del cielo

tiene su hora».

Eclesiastés 3: 1

A cada uno le toca descubrir cuáles son sus tiempos y como administrar sus recursos personales para lograr los mejores resultados en lo que le toca emprender cada día y no perder el disfrute en el proceso.


Lore Burgos

Mi nombre es Lidia Lorena Burgos. Soy Licenciada en Psicología General. De nacionalidad argentina. Felizmente casada hace 26 años y madre de 4 hijas maravillosas de 26, 22, 18 y 14 años. Actualmente resido en la Provincia de Neuquén, Argentina. Me apasiona escribir artículos, trabajar en radio, y brindar charlas educativas a la comunidad en mi área. Mi motivación es el servicio y mi lema "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece". Filipenses 4: 13

33 commentarios

Celeste · 04/09/2020 a las 12:22 pm

Hola Lore! Buenos días! La verdad me siento muy identificada, porque ultimame te estoy llenánme de actividades para no pensar y es peor. Gracias por esta hermosa reflexión. Bendiciones

    Lore Burgos · 04/09/2020 a las 1:02 pm

    Celeste, llenarnos de actividades nos distrae de nuestros pensamientos. Pero si no solucionamos lo que nos preocupa, o lo que está mal, es decir, si no tapamos los huecos del bote, terminamos agotados. Te animo a poner en práctica los consejitos. Un abrazo.

      Iris · 04/09/2020 a las 7:59 pm

      Gracias Lore. Parece que te conozco de siempre. Ya hace un tiempo que leo tus reflexiones. Gracias. Parecen que tus palabras llegan cuanfo las necesito. Bendiciones!!!

        Lore Burgos · 06/09/2020 a las 12:01 am

        Iris, quien me lee me conoce, así de simple. Me encanta tenerte aquí. Gracias! Un abrazo.

Estela · 04/09/2020 a las 12:32 pm

Es .muy real gracias Lore por tus consejos son de mucha ayuda en mi vida y con los que me relaciono porque se que tus palabras provocan cambios en mi, que hacen una mejor relación conmigo y con los demás, efecto domino!!!! Bendecido día para todos

    Lore Burgos · 04/09/2020 a las 12:58 pm

    Estela, que bueno saber que estás haciendo cambios. Me alegra ser de motivación. Un abrazo grande.

    Ivonne rodriguez · 05/09/2020 a las 1:02 am

    Hooola 🤚 😄 me identifique a menudo que iba leyendo me hizo acordar mi tiempo cuando trabajaba en el sanatorio que stres no me quiero acordar en estos tiempos lo q debe ser .Me encanto el taller de hoy agradesco de corazón. Mis cariños para ti Lore 😘

      Lore Burgos · 05/09/2020 a las 11:49 pm

      Ivonne, gracias por leer. Es bueno saber que no soy la única en pasar por esto. Un abrazo.

Mariana · 04/09/2020 a las 12:40 pm

EXELENTE ARTÍCULO.. GRACIAS LORENA

    Lore Burgos · 04/09/2020 a las 12:52 pm

    Bendiciones Mariana!

      Andrea · 04/09/2020 a las 2:36 pm

      Hola Lore, excelente reflexión. Me tocó en lo profundo. Un abrazo y muchas bendiciones.

        Lore Burgos · 06/09/2020 a las 12:05 am

        Fuerza Andrea! Hay solución para todo. Un abrazo grande.

      Diana Oliva · 07/09/2020 a las 1:46 pm

      EN el tema que aborda s.me siento identificada.
      Quiero hacer todo.
      No sé tomar decisiones frente a tal o cual tema.y me pongo mal.

Lizbeth Flores · 04/09/2020 a las 12:58 pm

Gracias Lore! por todo y enviarme reflexiones de gran bendición.😘🙅🏻‍♀️🙏🏻

    Lore Burgos · 04/09/2020 a las 1:22 pm

    Siempre un placer Liz. Bendiciones!

kiara · 04/09/2020 a las 1:49 pm

Muy buenos tips, uno por lo general siempre espera que los demas se den cuenta de lo que nos pasa y respeten, pero es muy importante que nosotros sepamos piner los límites.

kiara · 04/09/2020 a las 1:56 pm

Otra cosa que me parecio muy importante de tus tips es el buscar fprmas de tapar los huecos y no solo concentrarse solo en sacar el agua. Y en días como los de ahora(en 40tena) es mucha mas dificil separar el trabajo de la vida social (o en mi caso, separar la universidad de mi vida social). Gracias por los tips que seguramente tambien nos ayuda a conocernos mejor

    Lore Burgos · 06/09/2020 a las 12:11 am

    Es muy cierto eso Kiara. Cuesta mucho separar las cosas. Pero si prestamos atención podemos lograrlo.

Karina · 04/09/2020 a las 2:06 pm

Gracias Lore. Muy acertado.
Lo difícil es primero darse cuenta a tiempo y después identificar los huecos.
Yo me estaba preguntando por qué estaba necesitando dormir tanto. Ahora veo que se me fue la mano. Ya empiezo a tomar medidas.
Gracias. 😘

    Lore Burgos · 06/09/2020 a las 12:09 am

    Muy bien! Vas por buen camino Karina. Es importante identificar el problema para dar solución. Dormir ayuda, pero si no implementas un nuevo estilo de vida no alcanza solo con dormir.

Elina Lourdes Cabrera · 04/09/2020 a las 2:21 pm

Buen día Lorena,c

Elina Lourdes Cabrera · 04/09/2020 a las 2:36 pm

Es verdad!!! Cómo tantos otros consejos, qué tú compartiste,desde el punto de vista mío, el cuál es diferente al tuyo y demás amig@s, concuerdo totalmente, en qué llega un momento, que si no tapamos los agujeros de nuestro barco,nos ( hundimos) literalmente y lentamente,podemos llevar nuestro barco al fondo (depresión) del cuál es muy difícil salir!!! Bendiciones 🙏❤️🤗

    Lore Burgos · 06/09/2020 a las 12:04 am

    Así mismo es Elina. Hay que parar y reparar a tiempo. Un abrazo.

Maria · 04/09/2020 a las 6:18 pm

Excelente artículo. Bendiviones!!!

    Lore Burgos · 06/09/2020 a las 12:03 am

    Gracias María. Un abrazo. Bendiciones para ti.

Natamia · 04/09/2020 a las 11:17 pm

Gracias Lore… ahora la parte más compleja, poner en practica los tips… Dios te bendiga

    Lore Burgos · 05/09/2020 a las 11:56 pm

    Y sí Natalia! Decirlo es fácil, hacerlo, obviamente es lo más complicado. Pero se puede! Abrazos.

Natalia · 04/09/2020 a las 11:19 pm

Muy bueno

    Lore Burgos · 05/09/2020 a las 11:55 pm

    Gracias Natalia. Bendiciones.

Claudia · 05/09/2020 a las 2:18 am

Gracias lore, yo también vivía sin límites para los demás y no es bueno para nadie, hoy me siento feliz y sanando me mente ,me alegré mucho cuando ví tu mens que Dios te siga utilizando bendiciones bella 😘

    Lore Burgos · 05/09/2020 a las 11:41 pm

    Así es Claudia, de todo se aprende, ¿verdad? Y enfermándonos muchas veces aprendemos a cuidarnos. Bendiciones!

Lourdes · 05/09/2020 a las 5:06 pm

En dormir ……. nada más

    Lore Burgos · 05/09/2020 a las 11:31 pm

    Hola Lourdes! Tal vez para ti sea solo dormir. Para muchos no es la solución, o no es la única solución. cada quien debe buscar sus propias soluciones. Gracias por estar. Bendiciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *