Cultivar bonsái es un curioso arte que comenzó en China por el año 700 de la era cristiana. Se trata de lograr árboles enanos a través de una técnica de poda metódica de ramas y raíces. Es increíble cómo se pueden apreciar en tamaño minúsculo ejemplares de árboles que en su estado normal suelen ser enormes. Los expertos en este arte logran bonsái de casi cualquier especie, incluso de árboles frutales.

Estéticamente estos árboles enanos se ven preciosos, sin embargo, no pasan de ser mero ornamento. Aquel árbol que en su estado normal brinda sombra y refugio para los pájaros, en una maceta solo deleita la vista. Ese otro árbol que en estado natural da abundancia de fruto, en modo bonsái da fruto también, pero de manera muy limitada.

Hay personas así ¿sabes? A algunos los han hecho bonsái sus padres y educadores, otros lo son por voluntad propia, por cultivar actitudes incorrectas. Tal vez tu mismo, que estás leyendo esto, te estés sintiendo muy pequeñito, sin rumbo, sin objetivo, sin propósito alguno, desmotivado o sin fuerzas. Tal vez sientes que te falta algo y no sabes qué es. Independientemente de cómo hayas llegado a este estado, ¡puedes dar más! Puedes dar mucho más de lo que estás dando si tan solo:

  • Dejas de esperar algo de los demás y comienzas a dar.
  • Dejas de ver siempre el lado oscuro de las personas y circunstancias. Todo tiene su parte positiva.
  • Dejas de concentrarte en las imposibilidades, y haces lo que está a tu alcance hacer.
  • Dejas de usar las dificultades como excusas para abandonar la lucha, y las consideras un reto personal a superar.
  • Dejas de lamentarte de tu condición y decides moverte con lo que ya tienes.
  • Dejas de quejarte y comienzas a agradecer.

Es solo un cambio de actitud. Tan solo eso marcará el comienzo de tu crecimiento.

Una amiga me contó su experiencia con unos bonsái que le regalaron hace tiempo. Evidentemente para que los arbolitos se mantuvieran en su estado “ornamental” debían seguir siendo podados regularmente y a ella le dio pena hacerlo. Como resultado en poco tiempo los arbolitos duplicaron su tamaño. Claro que las macetas les quedaron chicas, y obviamente necesitaron más espacio.

Suena como que todo se sale de control. Más o menos como cuando alguien que pasó una vida apichonadito, dependiendo de otros, de repente despierta a la vida, sale de su zona de confort, se arriezga un poco, comienza a hacer cosas que antes otros hacían por el, se atreve a dejar las excusas de lado y comienza a hacerse cargo de su vida y como consecuencia a crecer.

¡Maravilloso! Necesitamos pérdida de control más seguido. Ojalá nos decidamos todos a dejar de estar “de adorno” y prestar servicio, ser útiles, donde quiera que nos toque estar, tal vez en pequeñitas cosas, pero aportando algo cada día. Y ese dar y darnos constante y diario sin duda nos hace crecer a mayores alturas. Una experiencia apasionante que te invito a vivenciar por ti mismo.


Lore Burgos

Mi nombre es Lidia Lorena Burgos. Soy Licenciada en Psicología General. De nacionalidad argentina. Felizmente casada hace 26 años y madre de 4 hijas maravillosas de 26, 22, 18 y 14 años. Actualmente resido en la Provincia de Neuquén, Argentina. Me apasiona escribir artículos, trabajar en radio, y brindar charlas educativas a la comunidad en mi área. Mi motivación es el servicio y mi lema "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece". Filipenses 4: 13

6 commentarios

Juan Jorge Suárez Pérez · 07/04/2021 a las 7:51 am

Gracias Lidia Lorena por su contribución como psicologa y su enorme esfuerzo en compartir sus estudios y experiencias. Dios le bendiga junto a su amada familia. Soy uno de sus fans. Saludos y bendiciones desde Michigan, USA 🇺🇸

    Lore Burgos · 07/04/2021 a las 11:56 am

    Gracias a usted por estar, leer, y dejar su comentario tan valioso. Bendiciones!

Edith · 07/04/2021 a las 3:07 pm

Gracias ! Me sirvió de mucho en este momento de mi vida , cuando uno pretende que sus hijos sean como nosotros queremos , una especie de querer tener un adorno y no dejarlo crecer y fortalecer sus ramas para que den frutos , y que sean dependientes es parte de cortarles el crecimiento ! Gracias

    Lore Burgos · 13/04/2021 a las 1:44 am

    Hola Edith. Solemos coartar el crecimiento de nuestros hijos con la buena intención de protegerlos, de que no sufran. Pero eso es imposible. Un abrazo. Gracias por leer y dejar tu comentario.

jose · 07/05/2021 a las 4:52 pm

BUENAS TARDES LORE UN GUSTO ESCUCHARLA EN NUEVO TIEMPO HOY 7-5-21 CON MARÍA BELÉN EN NUEVO TIEMPO HERMOSO TEMA EL DEL BONSÁI YO CONOCÍA LO HERMOSO DE ESTOS ÁRBOLES ME ENCANTÓ EL MJE DE LO Q RELATÓ SOY ADEVENTISTA DESDE AGOSTO DEL 2020 NOS BAUTIZAMOS CON MI ESPOSA EN AVELLANEDA SANTA FE

    Lore Burgos · 09/05/2021 a las 6:26 pm

    Hola José! Qué bueno que encontraste el blog y leer tu comentario. Un saludo fraterno. Bendiciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *